Volver

Viajar con la enfermedad de Crohn

Última actualización 30/10/2020

Para los pacientes que viajan con la enfermedad de Crohn, hay algunas cuestiones a considerar que son exclusivas de la enfermedad de Crohn y que rara vez son motivo de preocupación para los pacientes con colitis ulcerosa. Esta página tratará temas relacionados con los viajes de los pacientes con la enfermedad de Crohn. Otra información importante para viajar, incluyendo dieta, seguro, vacunas y más, se puede encontrar en la sección sobre "Viajar con EII".

Viajar con la enfermedad de Crohn perianal.

Si usted es un paciente con enfermedad de Crohn con enfermedad perianal conocida, ya sea que tenga una fístula perianal o si ha tenido un absceso perianal en el pasado, debe tomar precauciones para reducir el riesgo de que se produzca un absceso perianal durante el viaje, ya que esto puede requerir tratamiento médico o quirúrgico urgente.

Imagen que muestra cómo puede ocurrir la enfermedad de Crohn perianal, incluyendo la formación de abscesos y la inserción de seton

crohns

Estas precauciones incluyen

  • En general, si usted tiene dolor ocasional en la región perianal (glúteos), es aconsejable que su equipo de EII lo revise antes del viaje para decidir si una acumulación de pus (un pequeño absceso) es la causa del dolor. Esto generalmente se diagnostica mediante una resonancia magnética del área o, en casos graves, mediante un examen con anestesia realizado por un cirujano colorrectal.

Si se descubre que usted tiene un absceso, es posible que necesite ser tratado ya sea con antibióticos o, si es grave, con cirugía para drenarlo. Los drenajes tipo “sedal laxo”, como las que se muestran en la imagen, se utilizan a menudo para prevenir la reaparición de un absceso y, por lo general, permanecen en su lugar durante unos meses. No deben impedirle realizar actividades físicas, como nadar o bañarse durante el viaje, y son útiles para reducir el riesgo de abscesos recurrentes durante el viaje.

  • Si usted tiene secreción ocasional o constante de una fístula perianal, pídale a su médico que le recete consulte con su medico la posibilidad de tomar antibióticos como ciprofloxacina y metronidazol. A menudo se pueden usar hasta por dos semanas o más para reducir la cantidad de secreción o si ésta aumenta y causa molestias excesivas. Dependiendo de la cantidad de descarga que experimente, es posible que desee considerar también tener en su equipaje de mano un suministro adecuado de toallas sanitarias y ropa interior adicional.
  • Si usted tiene o ha tenido previamente una fisura perianal (un pequeño desgarro en el área anal causado a veces por las frecuentes visitas al baño o la evacuación de heces duras), entonces considere la posibilidad de llevar consigo una crema especializada para su aplicación local a fin de aliviar el dolor y acelerar la cicatrización. Cremas como nifedipino 0.2% o crema de nitroglicerina están disponibles y pueden ser recetadas por su médico. Tenga en cuenta que estas cremas pueden tener que llevarse en el equipaje y no en el equipaje de mano si su volumen excede los 50-100cc (100ml), dependiendo de las regulaciones específicas del aeropuerto. Se puede obtener una carta de su médico o equipo de EII indicando que su necesidad de esta crema a veces le ayudará a pasar a través de la seguridad. Siempre es aconsejable consultar con la aerolínea o el aeropuerto con anticipación para conocer las regulaciones específicas del aeropuerto con respecto a los viajes con medicamentos.

Si está planeando viajar con medicamentos, consulte nuestra sección "Viaje con medicamentos" para obtener más información.

Imagen que muestra una fisura perianal

crohns

Estenosis intestinal y obstrucción intestinal

Algunos pacientes con enfermedad de Crohn pueden tener estenosis (estrechamiento) del intestino, en particular del intestino delgado. Esto puede causar distensión abdominal después de comer, dolor, náuseas e incluso vómitos si la obstrucción del flujo intestinal es severa. Si usted sabe que tiene o ha tenido una estenosis (estrechamiento) en el intestino, es aconsejable que tome precauciones adicionales al consumir alimentos que contengan fibra. Específicamente, las verduras y frutas crudas, pero también las palomitas de maíz, las semillas de girasol deben evitarse o consumirse con cuidado durante el viaje. Si usted experimenta la aparición de dolor y distensión durante el viaje, sin diarrea, esto puede indicar el comienzo de una obstrucción intestinal. Busque consejo médico, pero si esto no es fácil de conseguir, trate de evitar los alimentos sólidos durante 24 horas y consuma sólo líquidos y/o fórmulas nutricionales si se toleran hasta que se pueda disponer de una evaluación médica. Un comienzo severo de dolor acompañado de fiebre, rigidez o vómitos siempre debe requerir una evaluación médica urgente.

Apoyo nutricional

Los pacientes con enfermedad de Crohn a menudo necesitan apoyo nutricional para compensar las deficiencias en calorías o en componentes nutricionales importantes como proteínas o vitaminas. Es aconsejable realizar una evaluación previa al viaje de su estado nutricional con su clínica de EII o dietista y corregir cualquier deficiencia, como los niveles de proteínas o de vitamina B12 o las reservas de hierro, especialmente si planea un viaje de larga duración.

Si usted ya está recibiendo apoyo nutricional oral regular en forma de fórmulas orales, tendrá que asegurarse de que éstas estén disponibles para su compra en el país de destino, ya que a menudo es difícil llevarlas consigo durante el viaje. La nutrición en polvo puede ser más fácil de llevar en su equipaje y complementar sus necesidades durante más tiempo que las fórmulas líquidas. Consulte a su dietista antes de viajar

Si está recibiendo nutrición parenteral total por vía intravenosa, consulte nuestra página web sobre dietas para obtener más información.

Volver